Saltar al contenido

Doctor, ¿por qué me duele la garganta? Las causas más habituales

¿Te molesta el dolor de garganta y quieres saber a qué se debe? Aquí te lo explicamos.

Todos hemos pasado por ese punto en alguna que otra ocasión. Por razones que desconocemos, nuestra garganta se irrita, nos comienza a picar y llega incluso a dolernos. En algunas ocasiones, este dolor puede quedarse en algo puntual, aunque en otras puede ir a más.

Partiendo de la idea de que es sumamente importante acudir a un especialista como un otorrinolaringólogo en el caso de que los dolores se prolonguen durante demasiado tiempo y sean especialmente agudos, es bueno saber qué razones hay detrás de este tipo de problemas. El dolor de garganta puede parecer algo de lo más habitual, con lo que podemos llegar a familiarizarnos, pero es importante saber cuáles son sus detonantes.

Los motivos que más suelen estar detrás de esta dolencia son los virus, algo que puede generar desde un dolor suave pero constante hasta dolencias más fuertes. En estos casos, es la antesala de un resfriado que puede traer consigo fiebres, y todo a causa de ese virus que ataca a nuestro organismo por culpa de superficies contaminadas que pueden ir desde pomos de puerta hasta cestas de la compra.

Otra de las razones tras estos dolores son algo tan sencillo como las bacterias. Estos microorganismos pueden ser los que se encarguen de provocar la infección que acabe desencadenando una amigdalitis u otras muchas enfermedades que, entre otras cosas, llevan a este dolor.

Puede parecer extraño, pero el factor ambiente también influye, y es de hecho uno de los que más peso tiene tras las molestias de la garganta. Los cambios de temperatura bruscos, el exceso de sequedad provocado por los aires acondicionados, el alto nivel de polen en combinación con las alergias y hasta comidas picantes o bebidas alcohólicas pueden generar este malestar.

Hay muchos elementos que pueden provocar molestias en la garganta, hasta tal punto que estas se agraven y nos lleven a la obligatoria visita a un especialista. Sea cual sea tu caso y los motivos que hay tras él, ahora al menos sabrás cómo evitar muchos de ellos, aunque hay otros que se pueden escapar a tu control.

Recuerda que, si los dolores persisten y se hacen cada vez más molestos, la mejor solución es acudir a un médico o a un otorrinolaringólogo para que ponga remedio