Saltar al contenido

Combinación de Vitamina C y K3 esta demostrando que Pauling y Warburg tenían razón

El cáncer se define como una irregularidad y crecimiento descontrolado del ciclo celular. Únicamente en Estados Unidos se han diagnosticado más de 1.659.000 casos nuevos y más de 590.000 muertes por cáncer; hoy en día se estiman más de 750.000 muertes solo en Europa. Por esto, se le considera la segunda causa de muerte más común en el mundo.

Estamos luchando una batalla prácticamente perdida, pero no es del todo así.

Ahora tenemos una nueva esperanza: una combinación de Apitona (K3) en proporción 100:1 con Vitamina C en forma intravenosa. Esta específica combinación genera una forma de necrosis celular conocida como autoschizis… mata el cáncer. Investigadores han comenzado a experimentar con dicha combinación y observaron que las células cancerosas murieron.

 

La ciencia

Antes de que podamos entender cómo la combinación especifica de Vitamina CK3 mata el cáncer, es importante que comprendamos mejor a las células cancerosas.

 

Desde un punto de vista bioquímico, las células cancerosas tienen ciertas características bastante notables:

  • Son deficientes ante la actividad desoxirribonucleasa  (ADNasa).
  • Poseen baja actividad de enzimas antioxidantes.
  • Muestran altas tasas de glucólisis.
  • Acumulan Vitamina C.

La inhibición de la ADNasa alcalina y la ADNasa ácida se ha encontrado en células cancerosas no necróticas en etapas tempranas de la carcinogénesis experimental. Por otra parte, la reactivación de estas enzimas también se ha podido observar, específicamente en las primeras etapas de la muerte espontánea o inducida por células tumorales. El uso de compuestos capaces de activar tales endonucleasas abre una gran posibilidad para un nuevo enfoque terapéutico en la lucha contra el cáncer… ¡Las vitaminas C y K3 reactivan las ADNasas ácidas y alcalinas!

La gran pregunta es, ¿esa combinación realmente puede funcionar con el cáncer?

Es bien sabido que la vitamina C es citotóxica contra las células de melanoma maligno, las células de leucemia humana, las células de neuroblastoma, las células tumorales de ascitis, la leucemia linfoblástica aguda y el carcinoma epidermoide. También es bien sabido que la vitamina K3 es citotóxica contra las células tumorales en mama, estómago, pulmón, colon, nasofaringe, cérvix, hígado, incluyendo la leucemia y el linfoma.

Lo que hicieron los investigadores

Los investigadores combinaron las vitaminas C y K3 en una proporción de 100:1 después de ser administrados a ratones portadores de tumores, y esto fue lo que encontraron:

  • Inhibió el crecimiento del cáncer en ratones portadores de tumores hepáticos (TLT) capaces de trasplante con un aumento en su esperanza de vida (ILS) del 45.8%. Ni la Vitamina K3 ni la Vitamina C administradas por si solas tienen un efecto significativo en la longevidad de los animales con TLT. Debe ser una proporción exacta de 100:1.
  • Potenciación selectiva de la quimioterapia tumoral. Mientras que la Ciclofosfamida sola, en una dosis sub terapéutica única de 80 mg por cada kilogramo de peso corporal, aumentó la esperanza de vida en un 23%, mientras que su asociación con CK3 aumentó la media en un 59,5%.
  • Sensibilización de tumores que son resistentes a algunos fármacos. El tratamiento previo de ratones portadores de TLT con CK3 justo antes de la inyección de Oncovin (Vincristina), genera un aumento en la esperanza de vida de un 97,3%.

Adicionalmente, los exámenes realizados a ratones tratados con CK3 no indicaron ningún signo de toxicidad en órganos y tejidos sanos.

¿Cómo el CK3 mata las células cancerosas?

Tanto el examen morfológico como el análisis de citometría de flujo, permiten ver si las células se están muriendo por necrosis (muerte celular desencadenada) o apoptosis (muerte celular normal).

Esto es muy importante porque se necesita saber si las células cancerosas se están muriendo porque se están “activando” o si es únicamente parte de su ciclo celular normal.

Basándonos en estos parámetros, las células cancerosas tratadas con CK3 mueren principalmente por necrosis celular. Lo que lo hace interesante es que comparten algunas características de la necrosis y la apoptosis.

Las células reducen su tamaño hasta aproximadamente 1/3 de su tamaño original. Solo el núcleo y los orgánulos permanecen rodeados por una pequeña tira de citoplasma. La apoptosis se le considera un suicidio celular pasivo; la célula se enrosca y muere. La autoschizis (necrosis) es un poco más violenta; la célula se corta violentamente, abriéndose y derramando su interior.

Se ha estudiado la autoschizis en experimentos con:

  • Cáncer de ovario.
  • Tumores hepáticos.
  • Leucemia.
  • Tumores de células escamosas orales y glándulas salivales.
  • Tumores de vejiga.

El tratamiento previo con esta combinación de vitamina C y K potencia el efecto de la quimioterapia y la radioterapia. También parece no ser tóxico, dejando a las células sanas sin afectar.

Vencer al cáncer como un todo

Estos son algunos de los protocolos que se utilizan en combinación con vitamina CK3 para el tratamiento del cáncer y las enfermedades autoinmunes:

  • Apatone (IV y vitamina CK3 oral)
  • Terapia de insulina potenciada
  • Crioablación
  • Oxigeno hiperbárico
  • Ozonoterapia

Así es como podemos alinear a Linus Pauling y Otto Warburg. La proporción de 100:1 de vitamina C y K3 puede permitir hasta un 400% más de C en las células cancerosas. Su combinación con ozono y oxígeno hiperbárico inunda las células cancerígenas con oxígeno, lo que brinda al paciente una mayor oportunidad de éxito.

Creemos fielmente que la combinación de vitamina C y K3 (apatona) con los anteriores protocolos comprobados de estimulación, puede permitir algunos tratamientos innovadores para el cáncer y acercarnos más a una respuesta.

Si deseas obtener mas información acerca del estudio haz click aquí. Tambien aquí tienes el vídeo de la notícia.